Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2008

Durante toda la breve existencia de este blog hemos “viajado” a partes del mundo salvajes y en muchas ocasiones, poco exploradas por el Hombre (la Amazonia, las Selvas del África Central, los desiertos de Australia…). Y sin embargo,  no debemos de irnos muy lejos para encontrarnos cara a cara con el misterio. Curiosamente, este críptido ha permanecido oculto en las nieblas de la Criptozoología hasta que el programa Cuarto Milenio del siempre genial Iker Jímenez lo puso de relieve hace ya un tiempo (el programa se emitió el siete de octubre de 2007) 

En Sierra Morena, en el Sur de España, le gente del campo habla de una criatura llamada  Saetón. El Saetón es descrito por todos los testigos como una serpiente de más de dos metros de largo, de un color que oscila entre el verde y el negro, con pequeños apéndices en los extremos de su cuerpo, la capacidad de volar y muy, muy venenosa y agresiva. Su descripción no encaja con la de cualquier ofídeo que habita en Sierra Morena.  Muchos testigos atribuyen al Saetón la capacidad para hipnotizar a sus desdichadas víctimas. Habita en zonas húmedas.

¿Qué es el Saetón?  Muchos investigadores tienden a pensar que el Saetón es un animal real y le dan un origen cuanto menos, exótico. El Saetón sería en realidad una suerte de Cobra traída por los musulmanes para guardar Sierra Morena del avance de los Cristianos, sería así un arma biológica de la cual los andalusíes se protegerían  introduciento animales como el Meloncillo, una especie de mangosta que fue introducida en España durante la dominación mahometana.  El punto flaco de esta teoría es que no se conocen en la epóca técnicas de cautividad y manutención lo suficientemente avanzadas para permitir la cría de un número lo suficientemente alto de cobras como para que sobrevivan hasta nuestros días.

Los biólogos creen que el Saetón es una criatura creada por la colectividad a partir de testimonios de avistamientos de animales perfectamente documentados por la ciencia.  Básicamente el Saetón sería la mezcla de tres especies de reptiles documentadas en Sierra Morena.

La primera de estas especies sería el Eslizón. El Eslizón, pese a que su aspecto puede recordarnos al de una serpiente, es en verdad un largato cuyas patitas está atrofiadas y aparecen como apéndices en los extremos de su alargado cuerpo. Sería el Eslizón el que aportaría el aspecto del Saetón: brillante y con unos apéndices a los extremos.  No es venenoso.

A la Culebra Bastarda debería la pigmentación (durante su juventud presenta una tonalidad verde para tornarse oscura, casi negra, según va envejeciendo) y el tamaño y grosor (son animales que pueden alcanzar fácilmente los dos metros de largo). Posee veneno, pero no el suficiente para matar a animales de gran tamaño tal y como afirman los testimonios.

Y para finalizar, su ponzoña la recibiría de la Víbora Cornuda. Se han documentado que las Víboras Cornudas cuando el calor aprieta en verano (fenómeno muy frecuente en Sierra Morena) se cuelgan en los árboles para estar más frescas y en este período (que recibe el nombre de “cuelgue”) se producen ataques a caballerías y jinetes. Cabe decir que una mordedura de víbora en un lugar determinado puede llegar a matar a un hombre o un caballo.

Pese a que los datos más conservadores arrojan la cifra de ocho millones las especies que pueblan la Tierra (de las cuales se han documentado un millón) todo parece indicar a que el Saetón es un animal creado por la colectividad a partir de avistamientos de distintos animales. La capacidad de hipnotizar y de volar han sido atribuciones que la colectividad ha atribuido siempre a los ofídeos y todo parece indicar que ninguna serpiente misteriosa se oculta en Sierra Morena. Feliz Navidad.

Al calor de la película Parque  Jurásico  se ha especulado con la posibilidad de devolver a la vida a especies ya extintas, si a eso le unes el hecho de que tu ADN se conserve muy bien gracias a las bajas temperaturas del medio en el que vivías resulta que tienes todas las papeletas para ser el primer animal extinto devuelto a la vida.  Y esto es lo que pasa con el Mamut.

Y es que  cada vez que aparecen los restos congelados de uno de estos gigantescos elefantes peludos se recuperan más y más moleculas de ADN,   se vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de devolverles a la vida mediante la posibilidad de clonarlo.  Los últimos descubrimientos en Siberia y Alaska facilitarían más este proceso…

¿Pero como sería el proceso?  Para empezar, el ADN de Mamut sería fusionado con el óvulo de una hembra de Elefante Asiático (el animal más parecido en la actualidad al Mamut) y luego  implantado en el útero de una hembra de esta especie. Al cabo de un tiempo, el pequeño Mamut nacería por cesárea.

Sin embargo la técnica presenta algunos problemás científicos y éticos. El primero de ellos es que nunca se ha intentado clonar un elefante, así que la técnica se antoja compleja, muy compleja.  El Mamut era un animal  más grande que el Elefante Asiático, por lo que se plantea la posibilidad de que un Bebé Mamut sea más grande que un Bebé Elefante y demande más nutrientes al cuerpo de su madre. Y otro problema sería establecer en que momento de la gestación el Mamut sería viable. Y a todo esto ¿Sería ético devolver a la vida a un animal extinto con el único fin de convertirlo en una atracción de feria? De hecho, ya se ha construido un Parque Temático en Siberia dispuesto a albergar a uno de estos animales, junto con algún Rinoceronte Lanudo que se obtendría mediante la clonación.

Pero a lo mejor no haya que recurrir a caras técnicas  de clonación para devolver a la vida a un Mamut. Quizás no se hayan marchado y permanezcan ocultos en los bosques de Siberia y Alaska. Al menos esto es lo que nos cuentan numerosos reportes.

En Siberia, los cazadores de la tundra llevan informando de la presencia de grandes bestias peludas durante el S.XIX. Ya en el S.XX, concretamente en 1946, un hombre de negocio francés aseguró haber dialogado con un  trampero para el cual los mamuts formaban parte de su realidad.

Y en Alaska, encontramos informes de presencias de Mamuts en el S.XIX y enel S.XX se documenta el uso de defensas de Mamut en las construcciones de los Esquimales (aunque esto lo único que indica es que los esquimales buscan restos de Mamut buscando aprovechar su márfil)

Sea como sea, desde esta Bítacora se busca dejar a cada uno de nuestros queridos lectores (los cuales espero sepan entender mi ausencia) su impresión acerca de si el Mamut debe de ser clonado o no o de si todavía no se ha extinguido o sí…