Skip navigation

Monthly Archives: septiembre 2007

El Baiji o Delfín del Río Yangtze tiene el dudoso honor de convertirse en el primer cetáceo que se ha extinguido por culpa de la acción humana. En efecto, el número de Baijis (un delfín que habitaba en las aguas del Río Yangtze en China) han ido disminuyendo al mismo tiempo que la economía china ha ido despegando: la pesca intensiva, los atropellos de embarcaciones contra estos animales y la degradación ambiental fue poniendo al Delfín del Río Yangtzé al borde de la extinción.

Sin embargo, lo que de verdad dio la puntilla al Baiji fue la construcción de la Represa de las Tres Gargantas, símbolo del poder de la Nueva China. Lamentablemente la represa alteró lamentablemente el habitat del Baiji. Fue el golpe de gracia a una especie que desde hace un tiempo estaba muy, muy amenazada.

Este verano una expedición científica que recorrió el Río Yangtze en busca de ejemplares volvió sin detectar o avistar a un solo ejemplar de este maravilloso cetáceo. Los miembros occidentales de la expedición dieron por extinto al Baiji, sin embargo el experto chino Wang Ding no lo vio tan claro y afirmó que la expedición no exploró ciertos lugares inaccesibles ¿ Se ocultarían allí los últimos Baijis? El debate estaba servido. En Occidente se dio al Baiji por extinto, mientras que en China se negaba su extinción…

… Hasta que apareció en esta historia Zeng Yujiang, un vecino de la provincia china de Anhui. Yujiang filmó y dijo haber avistado un Baiji. La filmación ha sido usada por el Instituto de Hidrobiología de la Academia de las Ciencias Chinas como aunténtica. De hecho, el WWF no ha declarado extinguido al Baiji (de hecho para considerar extinguida a una especie hay que esperar 30 años sin  avistar un ejemplar salvaje para declarar a una especia extinta).

Sin embargo, no podemos afirmar que el Baiji puede haber dado esquinazo a la extinción tan fácilmente. No se ha calculado el número de Baijis que quedan actualmente pero se cree que es un número insuficiente como para lanzar la especie de nuevo. El Baiji, tarde o temprano, se extinguirá. Debemos de tomar nota para que esta triste historia no puede volver a repetirse.

Se calcula que en tiempos de la Dinastía Han el número de Baijis alcanzaba el número de 5.000 individuos. Su número ha ido disminuyendo alarmantemente a pesar de que el Gobierno chino lo declaró especie protegida y prohibió su caza. El último tren por salvar al Baiji pasó en 1992, cuando se barajó la posibilidad de pescar unos cuantos y llevarlos a una reserva para recuperar su población. Esta experiencia si se hizo con la Marsopa Sin Aletas, la cual se ha reproducido con bastante éxito.

El Baiji es una de las especies de delfín fluvial que hay en el mundo junto con el Boto (o Delfín del Amazonas), el Susu (o Delfín del Ganges),  el Delfín de Irrawaddy y el Tucuxi.

La Historia del Baiji recuerda que a veces, la ciencia “entierra” a determinadas especies antes de tiempo. Creo que lo más prudente es seguir las indicaciones del WWF a la hora de declarar extinto a tal o cual animal y esperar un  margen de 30 años (margen más que suficiente para organizar nuevas espediciones de búsqueda y mueran los ejemplares cautivos en los zoos, aunque en este caso el último ejemplar cautivo murió en 2004).

El Baiji no es el primer ni el último animal al que se le ha declarado extinto antes de tiempo y si bien su extinción puede ser irrevocable “la vida”, como bien dijo Ian Malcom en Jurassic Park, “siempre se abre camino”.

Anuncios

El Monstruo del Lago Ness es posiblemente el “críptido” más famoso del mundo, sobre el que más se ha escrito, más se ha debatido y más ha aparecido en series de T.V. y películas, por eso he decidido que sea él el primer monstruo en pasar por esta bítacora. El Monstruo del Lago Ness ha traspasado la barrera de la Criptozoología y se ha convertido en un reclamo turístico, pues no pocas son las agencias de viajes que en sus ofertas de viajes por Escocia se ofrece una excursión al Lago Ness para ver si hay suerte y podemos toparnos con tan esquiva criatura. “Nessie”, como cariñosamente se le llama, se ha convertido en una de las muchas cosas que se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de Escocia.

 Lamentablemente podemos afirmar que “Nessie” es una leyenda y que no hay animal alguno oculto en las profundas y frías aguas del Lago Ness. A lo largo de este artículo, trataremos de desmontar las distintas teorías que se han ido planteando acerca del origen de “Nessie”, así como esbozar un poco la historia de su mito.

Desde siempre circularon historias y leyendas acerca de la presencia de un monstruo en las aguas del Lago Ness (que se encuentra cerca de la ciudad escocesa de Inverness). Ya en la Edad Media se habló de que San Columba salvó a un bañista de morir devorado por un monstruo que habitaba en el Lago Ness. Sería durante los años 30 cuando se producirían los avistamientos que catapultarían a “Nessie” a convertirse en el enigma número uno de los criptozoólogos y en el críptido más famoso del mundo (solo el Yeti y Bigfoot pueden disputarle tal “honor”). Los primeros testimonios tienen en común una cosa: el avistamiento de un enorme reptil acuático.

Hubo una verdadera fiebre por “cazar” al monstruo (fiebre que hoy día aún perdura). Se tomaron fotografías y se hicieron filmaciones (hoy días descartadas, como es el caso de la llamada “Fotografía del Cirujano”) pero que en su tiempo fueron esgrimidas como pruebas irrefutables de la existencia de “Nessie”. ¿Pero qué clase de animal es “Nessie”? Mucho se ha hablado de esto y en los siguientes párrafos lo desglosaremos, así como los “peros” a la posibilidad de que el monstruo del Lago Ness sea este animal.

La imagen que nos viene a la cabeza cuando se nos habla del Monstruo del Lago Ness es la de un Plesiosaurio, un reptil marino que convivió con los Dinosaurios. Que un animal que convivió con los Dinosaurios haya llegado a nuestros días no es algo nuevo ni debe sonar extravagante. Cocodrilos y Tiburones han convivido con estos animales y les han sobrevivido sin apenas grandes cambios evolutivos. ¿Pero como un animal marino como el Plesiosaurio pudo entrar al Lago Ness? El Lago Ness estaba conectado con el mar hace millones de años, ergo la posibilidad de que un grupo de Plesiosaurios se “mudasen” al Lago Ness no debe de ser descartada, como tampoco su posterior aislamiento geológico. Se necesitaría un grupo considerable de Plesiosaurios para poder conformar una comunidad lacustre que llegase, como mínimo hasta nuestros días. Aquí se plantea el primer problema: el Lago Ness no podría mantener a un número muy elevado de Plesiosaurios adultos. La Evolución podría solucionar este problema haciendo que el tamaño de los animales disminuyese y que no demandasen tantos nutrientes. Es una solución que la Evolución ya ha probado con éxito en otras especies animales. El siguiente problema tiene que ver con la reproducción. Llegaría un momento en el que todos los ejemplares del Lago estarían emparentados (se supone que son los últimos de su especie y que no pueden entrar ejemplares nuevos desde que el Lago Ness quedó separado del mar) y llegaría un momento en el que no pudiesen nacer ejemplares viables a todos los efectos. El Plesiosaurio es un reptil marino, es decir hace gran parte de su vida en el medio acuático, pero algunas funciones ha de hacerlas en tierra. Como poner huevos. Resulta sorprendente que nunca nadie haya avistado ni descrito a un Plesiosaurio haciendo un nido en la orilla del lago ni nadie haya descubierto un nido. Puede ser que las puestas se hagan de noche y que el nido se disimule perfectamente como lo hacen los nidos de las Tortugas Marinas. Hay un inconveniente a este aspecto y es que las arenas de las playas tropicales donde anidan las Tortugas Marinas no dan el calor que puede dar el lodo del Lago Ness. Así que nuestros Plesiosaurios se verían obligados a fabricar un túmulo donde poner sus huevos, como hacen muchos Cocodrilos actuales. El último inconveniente a la posibilidad de que el Plesiosaurio haya dado esquinazo a la extinción en un frío lago de Escocia es que es un animal perteneciente al orden de los reptiles. Eso implica que al contrario que lo que los Dinosaurios, los Plesiosaurios tienen sangre fría. Los Plesiosaurios de sangre fría no podrían sobrevivir en las gélidas aguas del Lago Ness.

Descartada la posibilidad de que Nessie sea un Plesiosaurio se aventuró la posibilidad de que sea un mamífero, para ser más exactos, una Foca o una Nutria de tremendas dimensiones y de cuello anormalmente largo. Esta hipótesis falla por la base: las Focas y las Nutrias suelen pasar tiempo en el agua, sí, pero básicamente para buscar comida. El resto de su tiempo lo pasan en tierra. ¿Nadie ha documentado a un grupo de Focas o Nutrias gigantes tomando el sol en la orilla del Lago Ness?  Nadie. Nadie ha tomado fotografías o grabaciones de un grupo de animales descansando… Ni siquiera desenfocadas. A favor de esta posibilidad es que estos animales tendrían sangre caliente y que están acostumbrados a habitar en aguas frías.

Se descartó rápidamente la hipótesis de que un gran mamífero sea el archiconocido “Nessie”. Se habló entonces de que fuese un animal marino, un pez, una suerte de Anguila gigante. Esto vuelve a fallar por la base. La mayor parte de los avistamientos del Monstruo del Lago Ness se producen cuando el animal va a la superficie a respirar. Ningún pez muestra un comportamiento así.

Las pruebas no son contundentes. No se ha capturado ningún ejemplar ni se han encontrado restos biológicos como excrementos o incluso, el cadáver de algún ejemplar.  Tampoco se han tomado fotografías claras (todas están mal enfocadas) ni se han hecho grabaciones de buena calidad (más bien al contrario, la calidad de estas grabaciones es pésima). Ninguna prueba ha tenido la contundencia suficiente para evitar ser rechazada por todos los expertos.

¿Hay algo en el Lago? Sí, mucha sugestión y un cúmulo de circustancias que han hecho creer que un Plesiosaurio había ido a refugiarse allí. Las condiciones del propio Lago Ness (su forma y demás) hacen que se caiga en la confusión al ver a animales normales como Aves Acuáticas, Focas o Esturiones (estas dos últimas especies visitan asiduamente el Lago Ness) algo más alargadas.  Así mismo, las corrientes del propio lago hacen que un objeto como un tronco pueda “nadar” como una serpiente marina. Esto es Nessie amigos: sugestión, animales normales, troncos y una lago con una fisonomía que se presta a los efectos ópticos.

Hay mucha intoxicación en este asunto de la Criptozoología. Para empezar, muchos investigadores se agarran a pruebas poco fiables como fotos mal enfocadas o testimonios vagos.  También hay mucho creacionista suelto por esta ciencia deseoso de negar la Extinción y la Evolución.

Esta bítacora es marcadamente Evolucionista, quien esto escribe cree firmemente en la Evolución y en las teorías de Darwin. De hecho, como estudiante de Historia, he recibido algunas nociones de Prehistoria y hay muchas evidencias fósiles que demuestran que la validez de las teorías de Darwin.

Sin embargo, este blogger cree que si bien la Extinción es un proceso más de la Naturaleza es cierto que se le puede dar de lado. De hecho, animales como el Cocodrilo o el Tiburón han llegado a coexistir con los Dinosaurios (y en muchas ocasiones han llegado a devorarlos), y algunos (como el Tiburón) estaban en la Tierra antes de que apareciese el primer Dinosaurio. Y aquí siguen nadando en nuestros mares y tostándose al sol en las orillas de los ríos. Salvo algunos cambios referentes al tamaño estos dos animales apenas han cambiado. Y también creo firmemente que no se han documentado todas las especies animales del planeta, por ejemplo, los fondos de los mares son unos desconocidos para nosotros. Conocemos más el espacio que los fondos de los mares.

Recuerdo que el año pasado una expedición hayó una selva virgen en Asia (creo que en Indonesia o Papúa Nueva Guinea) donde se encontraron nuevas especies de animales… la Tierra y la Naturaleza aún guardan secretos y desafíos para nuestros científicos.

El padre de la Criptozoología es el zoólogo belga Bernard Heuvelmans y su obra maestra, Tras la pista de Animales Desconocidos (1955).  En ella Heuvelmans “funda” la Criptozoología tal y como la conocemos hoy día. Sin embargo, el propio zoólogo belga no se reconoce como “padre” de esta disciplina, si no que señala al zoólogo holandés Anthonid Cornelis Oudemans y su obra La gran Serpiente Marina (1892).

La Criptozoología ha descubierto para la zoología animales como el Okapi (emblema de la Sociedad Internacional de Criptozoología) o sacado del cajón de la extinción como es el caso del Celacanto. Bien es cierto que muchos de estos animales gueron descubiertos por zoólogos, pero hay que reconocer que los criptozoólogos llevaron buscándolos mucho tiempo antes, dando crédito a las pruebas que los zoólogos rechazaron cuando se les presentaron.

Bien, Bienvenid@s a esta mi humilde bítacora. He decidido escribir un blog como muchos otros pelaos en el mundo. Este blog va a versar sobre Criptozoología. ¿Qué que es la Criptozoología? Para muchos es una “pseudo-ciencia”, para quien esto escribe es una ciencia encargada de buscar nuevas especies de animales, llamados “críptidos”.

Los que estudian esta ciencia son llamados Criptozoólogos, para muchos no son sino vulgares “cazadores de monstruos” pero para quien esto escribe es gente que debe tenerse en cuenta. En Biología y en cualquier otra ciencia no se ha dicho la última palabra ni se dirá mientras siga avanzando. Quedan muchos lugares donde el Ser Humano no ha pisado y se sabe más del Universo que de los fondos marinos. ¿Qué nos puede hacer pensar que en esos lugares no se hayen especies animales nuevas? De hecho aparecen especies animales todos los días. Y todos los días se extinguen animales, muchas de estas especies ni siquiera han sido catalogadas por la ciencia… Generalmente la mayor parte de estas especies nuevas son animales de pequeño tamaño como ranas, pequeños mamíferos o insectos, pero no es descartable que entre esas especies no se encuentre algún ave, mamífero o reptil de gran tamaño.

La Criptozoología no solo se encarga de descubrir nuevas especies animales si no a veces se trata de no mandar al cajón de la extinción a ciertas especies animales. La mayor parte de los “críptidos” de los que hablaremos aquí no son especies nuevas, si no que se aventura que pueden ser animales extinguidos que no lo están tanto…

Me dirás ahora “Vale Fran, te gusta la Criptozoología, pero ¿Algún críptido ha sido descrito por la ciencia?”. Muchos. Puedo hablaros de cinco casos: el gorila, el rinoceronte indio, el manatí, el okapi o el celacanto.

 De hecho los unicornios y las sirenas de nuestros cuentos infantiles son reales, como un perro o un oso. El Unicornio tiene su base en el Rinoceronte Indio, más pequeño que sus parientes africanos y que posee un solo cuerno. El cuerno del Rinoceronte Indio se comercializaba en Europa a través de la Ruta de la Seda junto con especias y demás productos suntuarios. Para un Europeo del S.XV el cuerno del Rinoceronte Indio es el cuerno del Unicornio y de hecho, en mis incursiones por Internet buscando “críptidos” llegué a leer una descripción de un presunto “Unicornio” que no era si no un ejemplar de Rinoceronte Indio.

Las sirenas en cambio tienen su base en el Manatí o el Dugongo, animales pertenecientes al orden de los Sirenios. Las hembras de estos animales se caracterizan por tener dos pechos como las mujeres y dan de mamar a sus retoños de igual manera que los humanos. Para un marinero del S.XVI los manatíes eran las sirenas. De hecho en Brasil el Manatí recibe el nombre de “peixe-hombre” (pez hombre). 

Pasamos ahora al caso del Celacanto. Era un pez que se creía extinto desde hace miles y miles de años, hasta que un día un pescador sudafricano se lo encontró en sus redes. En pleno S.XX. Hubo que sacar al Celacanto del “cajón de la extinción” y ponerlo con el resto de animales vivos.

Esta bítacora pretende difundir que a veces hay que tener la mente un poco más abierta que hasta hace poco animales como el Gorila, el Manatí o el Rinoceronte Indio no eran sino monstruos o animales fantásticos. O criaturas imposibles, a las que se creía más bien piezas de museo, como el Celacanto. Pues disfrutad de la Bítacora y leedme.

Att

Fran

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!